Uno de los hábitos que estoy tomando cuando llega fin de año es el de analizar qué he conseguido realizar durante el año, y cuáles son mis objetivos para el año siguiente.

Analizar las metas alcanzadas es una de las actividades más gratificantes que existen (sobre todo si te has portado bien), porque te das cuenta de todo lo que has sido capaz de lograr en tan solo 365 días.

Pero más allá de eso, te ayuda a detectar si has puesto el foco en las tareas adecuadas, si estas te están acercando a tus objetivos o, por el contrario, te estás dejando llevar.

Y, para ello, lógicamente necesitas marcarte unos objetivos con los que luego comparar. Así que este es también el momento perfecto para hacerlo.

Idealmente, este proceso habría que hacerlo más de una vez al año. Pero bueno, mejor una vez que ninguna.

El caso es que este año no tenía intención de compartirlos públicamente. Este año no tengo objetivos demasiado “sexys”, y no creía que pudieran aportar mucho.

Pero David Bonilla nos retó en la Bonilista a hacerlo, y ya que los tengo escritos me pareció una buena idea compartir mis reflexiones. Al menos quedarán patentes y me sentiré más obligado a cumplirlos 😄

Resumiendo el 2016: uno de los años más intensos

Últimamente cada vez que termino un año pienso para mí que el siguiente ya no puede ir a más, que ha sido demasiado intenso y que el siguiente bajaré el ritmo. Pero al final nunca ocurre 😅

Este año, a pesar de no haber sido el que más me he expuesto públicamente (he faltado a muchos eventos imprescindibles), sí que ha sido uno de los más intensos en cuanto a trabajo extra.

Además de seguir trabajando a tiempo completo en Plex, mi propuesta para este año fue la de generar un proyecto personal del que pudiera vivir.

No porque quiera dejar de trabajar, pero en el mundo actual no es buena idea poner todos los huevos en la misma cesta. Y era sobre todo una forma de demostrarme que era capaz de adquirir los conocimientos necesarios para poner en marcha mi propio proyecto y que este fuera rentable.

¿Lo he conseguido? A medias, pero ahora te cuento un poco más en profundidad.

¿Qué fue bien este año?

Este año he conseguido varios hitos muy importantes, y de los que estoy tremendamente orgulloso:

  1. Casarme: en lo personal, el paso más importante de este año. Organizar una boda y que todo salga perfectamente no es moco de pavo. Aunque lo más difícil ya estaba hecho: encontrar a esa persona con la que querer pasar el resto de tu vida.
  2. Viajar a Japón: el viaje con el que tanto Tania (mi mujer) como yo soñábamos desde antes de conocernos. Japón superó con creces nuestras expectativas, un viaje increíble. Estamos deseando repetir.
  3. Publicar mi libro en papel: ya el año pasado publiqué el libro en formato digital, pero este año le tocó al papel. El grueso de las ventas sigue siendo digital, pero el papel sigue siendo el formato preferido de mucha gente, y no quería dejar esta opción fuera.
  4. Contratar a un mentor: cuando quieres avanzar rápido y con seguridad en algo, la forma más efectiva es hacerlo con alguien que haya pasado por el proceso que tú quieres conseguir. Mi objetivo era montar un negocio online, y nadie mejor que Franck Scipion para ello.
  5. Tener a mis primeros mentorizados: en los últimos 4-5 años he pasado por un proceso que otras personas quieren imitar, y ha sido para mí un honor acompañar a dos personas en esta aventura durante los últimos meses.
  6. Lanzar mi primer curso online: el curso de Superpoderes fue mi primer lanzamiento online serio y meditado, y ha funcionado bastante bien, con alrededor de 100 unidades vendidas.
  7. Dar clases en un máster presencial: siempre he sentido especial atracción por la formación, y me surgió la oportunidad de clases en el Máster MIMO, lo que resultó ser una experiencia increíble.
  8. Organizar mi propia formación presencial: había que ir un paso más allá, y gestionar toda la infraestructura que conlleva el organizar y promover un curso en vivo. La versión presencial de Kotlin para Desarrolladores Android está funcionando muy bien y me siento muy orgulloso de ello.
  9. Los ingresos de todas mis actividades fuera de mi empleo habrían sido suficientes para vivir este año. No habría podido cenar caviar todos los días, pero oye, en la calle no me habría quedado tampoco. Todo un logro para ser el primer año que me tomo esto en serio.

¿Qué no ha ido tan bien?

Tan importante como saber qué ha funcionado, es analizar qué debería haber sido de otra forma. De los errores se aprende mucho más que de los aciertos.

Lo primero que no funcionó del todo bien fue el primer enfoque de este blog. No por números (que también), sino porque lo que inicialmente me pareció una idea muy buena, se convirtió poco a poco en una carga.

Estoy convencido de que una carrera profesional de éxito no consiste solo en ser muy bueno en lo que haces, sino en demostrarlo en forma de una presencia online y una marca personal sólidas. Pero no fui capaz de dar con la tecla para transmitirlo de la forma adecuada. Quizá en un futuro retome la idea.

También me estaba obligando a hablar mucho de “filosofía” y muy poco de desarrollo, y lo estaba echando mucho en falta.

Finalmente, alineado con el libro, decidí reenfocar DevExperto al desarrollo de Android con Kotlin, y desde entonces todo ha fluido de forma mucho más natural.

Resumiendo de forma objetiva, el propósito principal de este año, que consistía en crear un negocio online bien definido que me permitiera ayudar profundamente a los demás y vivir de ello, no se ha cumplido en su totalidad. El germen está ahí, pero sólo en estos últimos meses está empezando a funcionar, y le falta mucho recorrido para estar completamente definido.

El segundo gran problema ha sido el olvidarme un poco de mí mismo en muchos otros aspectos. He descuidado mi salud: he abandonado el deporte, no he llevado muy buena dieta y en ocasiones la cantidad de trabajo ha llegado a estresarme. Esto tiene que cambiar. Y también he descuidado mi tiempo libre.

2017: Un año para estabilizar

En general he disfrutado muchísimo de este año, pero ha habido momentos de bastante estrés. Es lógico teniendo en cuenta que estoy intentando sacar adelante un negocio a la vez que sigo trabajando en mi empleo habitual, pero es algo que no quiero mantener en el tiempo.

Además, un mente sana necesita de un cuerpo sano.

Por ello, mis objetivos para el 2017 son los siguientes:

Llevar una vida menos caótica

En mi tiempo libre sólo me he centrado en dos cosas: mi pareja y mi negocio. Y eso genera una situación bastante caótica en la que no he cuidado el resto de relaciones personales, mi dieta, mis rutinas… Al final todo esto genera una situación de caos que puede derivar en estrés.

No es cuestión sólo de planificación, porque en general planifico bastante a qué dedico el tiempo. Es cuestión de generar rutinas que consigan que, por ejemplo, no haya días en los que me den las 11 de la mañana y no haya desayunado. O que me pueda pasar casi una semana sin ver la luz del sol.

Por ello, el objetivo práctico será el de generar rutinas diarias que cubran lo esencial, como desayunar siempre a la misma hora o salir todos los días a pasear media hora.

Tener más tiempo libre

En el 2016 creo que puedo contar con los dedos de una mano las veces que he dedicado un día a hacer lo que me apeteciera, a perder el tiempo, jugar a la consola, salir a pasear sin preocuparme por nada…

Eso no es sano, la mente necesita tiempo para desconectar, para dedicar tiempo a hobbies no productivos. Este 2017 quiero encontrar más momentos de estos.

Estas son algunos de los objetivos que me he propuesto para conseguirlo:

  • Automatización del negocio online: todo lo que pueda ser automático, necesita serlo. Dejar mi interacción exclusivamente para el trato más humano, pero confiar en la tecnología para todo lo demás. Ya estoy formándome en embudos automáticos con el gran Alejandro Novás, y seguiré el año que viene muy centrado en ello. Si este año me decido por algún mentor, será especializado en temas de automatización.
  • No aumentar en complejidad: es muy fácil dejarse llevar y empezar a probar nuevas cosas, empezar nuevas formaciones, crear nuevos productos… Este 2017 lo único nuevo que tengo pensado en la edición online del curso presencial, el resto consistirá en mejorar lo que ya hay.
  • Delegar más tareas: hay algunas tareas rutinarias que puedo delegar en otras personas. Por ejemplo, los textos de las páginas principales del blog me los está reescribiendo Cris Llorente. La experiencia está siendo muy buena, y no descarto seguir haciéndolo con otras cosas. El próximo punto a delegar es el SEO.
  • Reducir el número de horas semanales dedicadas a mis proyectos secundarios, y liberar los domingos. Para esto voy a necesitar tiempo (se presenta un comienzo de año movidito), pero poco a poco lo conseguiré.

Cuidarme más

Como comentaba al principio, este año he descuidado bastante mi cuerpo. No me he preocupado especialmente por la dieta y he abandonado casi por completo el deporte. Por ello mis objetivos son:

  • Reducir aún más la ingesta de azúcares y alimentos procesados. En general lo hago bastante bien aquí, pero aún hay bastante margen de mejora
  • Hacer deporte al menos 2 veces en semana, y superar los 6000 pasos 6 veces por semana. Son hitos muy conservadores, y un poco justos para llevar una vida sana. Pero sé que si me propongo más de primeras, va a ser difícil de cumplir. Lo más difícil va a ser encontrar un deporte que me genere la adicción suficiente para que no lo considere una carga (admito sugerencias 😝)

Ampliar la familia

Hay cosas que no es tan sencillo planificar, pero seguramente este 2017 será el momento de plantearse ser uno más en la familia. Con toda seguridad será el propósito más complicado y bonito de todos.

Seguir con muchas de las cosas que ya hacía

No quiero dejar de seguir aportando todo lo que pueda a la comunidad Android con charlas, eventos, talleres, artículos… Disfruto mucho de ello y sigo creyendo que es muy importante dar sin esperar nada a cambio.

También voy a seguir escuchándote para continuar mejorando lo que ya hay, y ayudarte a que te conviertas en un experto en el desarrollo en Kotlin en Android. Ese es el propósito que ya he elegido para el blog desde hace unos meses, y quiero seguir aportando todo lo que sea capaz en ese ámbito.

Todo esto mientras sigo formándome en conocimientos transversales, que pienso que me serán útiles hoy y dentro de muchos años. Vamos a tener que cambiar muchas veces de empresa, de negocio e incluso de vida, y estar preparado para ello facilitará mucho el camino.

Conclusión

Como ves, este 2017 tampoco trae unos cambios masivos en mis proyectos. Pero también creo que de vez en cuando hacen falta años de este tipo. Avanzar a toda máquina sin asentar todo lo que uno va consiguiendo puede acabar quemando. Yo lo he vivido en algunos momentos de este año, y no quiero seguir forzando la máquina.

Lo que también es cierto es que me conozco, y acabarán surgiendo cosas que no había planificado inicialmente. Siempre y cuando encajen con los objetivos más genéricos, no estoy en contra para nada de ser flexible. Es imposible predecir todo lo que va a surgir durante un año.

¿Y tú qué objetivos tienes para este año? ¿Te animas a escribirlos en tu blog y compartirlos en los comentarios? Y si no tienes blog, puedes usar directamente los comentarios.