Si no terminas de tener claro por qué, a pesar de tus esfuerzos, no consigues evolucionar en tu carrera profesional, es muy posible que estés fallando en alguno de los siguientes puntos.

A continuación te muestro un listado de los que he visto que son los errores más típicos a la hora de enfocar la carrera profesional de desarrollador de software, y qué puedes hacer para evitarlos.

1. No especializarte

La especialización es absolutamente necesaria hoy en día. En un mundo tan saturado, necesitamos destacar de alguna forma para convertirnos en unos referentes en esa especialización.

Si tu trabajo es fácilmente repetible, ten por seguro que lo acabará haciendo alguien por menos dinero que tú en algún otro país del planeta.

Necesitas destacar en algo, aunque por supuesto no puedes dejar de lado el resto de conocimientos. Tienes que ser un buen desarrollador en general, pero diferenciarte de los demás en algo.

2. No conocerte a ti mismo

¿Cómo vas a saber lo que quieres hacer con tu vida si no te conoces? El autoconocimiento me parece vital para poder crear una vida a tu medida.

Yo siempre recomiendo el mismo libro, que es Cita en la cima de Raimon Samso. Ya conozco a varios lectores de este blog que les ha cambiado la vida.

3. No tener un rumbo ni un plan

Si no sabes dónde quieres llegar, es imposible marcar unos pasos para llegar hasta allí. Piensa cuáles son tus objetivos a largo plazo, y luego escribe tu camino para llegar hasta allí.

Para esto te propongo dos artículos:

4. No persistir

El ser humano tiene una habilidad impresionante para emocionarse e involucrarse con las cosas, casi tan impresionante como la que tiene de abandonarlo a la mínima dificultad.

Convertirse en una mejor persona y un mejor profesional requiere de mucho esfuerzo. Yo no lo llamaría sacrificio porque es un viaje apasionante, pero sí que requiere esfuerzo. Y al principio parecerá que no avanzas  aunque le pongas mucho empeño.

Es en esa perseverancia, en no abandonar ante el primer tropiezo, donde está la clave transformadora.

5. No estar dispuesto a seguir aprendiendo

La carrera o módulo que estudiases no fue más que un punto de partida. En una carrera como la nuestra (y en realidad esto ya se puede aplicar a cualquier profesión hoy en día) hay que seguir formándose continuamente.

El mundo cambia tan rápido que para no quedarte obsoleto necesitarás estar continuamente formándote. Y no sólo en desarrollo. Hoy en día habilidades como marketing, finanzas o desarrollo personal son necesarias para poder moverse por la época que nos ha tocado vivir.

6. Pensar que los trabajos llegarán a nosotros sin hacer nada

Los programadores somos un grupo con suerte. Seguimos viviendo en plena explosión tecnológica, lo que implica que nos es bastante más sencillo que a cualquier otro el encontrar un trabajo.

Pero no nos engañemos. Si no somos lo suficientemente espabilados y nos ceñimos exclusivamente a echar currículums y rellenar LinkedIn, nos va a ser muy difícil acceder a puestos de trabajo en los que podamos disfrutar de nuestra profesión.

Las buenas empresas buscan profesionales apasionados, que vivan el desarrollo, que disfruten aprendiendo y llevándose al límite. Y tú tienes que demostrarles que eres capaz de todo eso.

7. Creer que conseguirás tener éxito sin exponerte

Puede llegar a pasar, pero es muy difícil. La mayoría de los profesionales reconocidos en el mundo de la programación escriben blogs, dan charlas, asisten a eventos, se implican con la comunidad…

El miedo a exponerse, a las críticas, siempre está ahí. Pero tienes que dejar de pensar en lo que opinen los demás y luchar por lo que quieres.

A mí escribir un blog me cambió la vida. Hay gente que prefiere dar charlas, o escribir libros, participar en software libre… Hay unas cuantas alternativas, y cuantas más de ellas practiques, mejor.

8. Pensar que la calidad del código no importa

“Si funciona, ¿para qué tocarlo?” Esta frase la habremos oído miles de veces. Si no te importa la calidad del código, no conseguirás sentir pasión por lo que haces. Cuando descubres conceptos como el Software Craftmanship, la programación se convierte casi en un arte.

Y es ahí donde lograrás descubrir el placer que supone escribir código limpio. También es muy interesante conocer conceptos como los patrones de diseño, el testing, SOLID…

Conclusión

Si quieres llevar tu carrera y tu vida a otro nivel, necesitas romper con ciertas creencias, superar muchos miedos y salir de tu zona de confort.

Si consigues evitar estos errores y ponerte a la acción, estoy seguro de que conseguirás avanzar muchísimo más rápido hacia tus objetivos.